Conoce el impacto de las enfermedades del cerebro

La ciencia médica evoluciona constantemente. Las estadísticas sobre muertes por enfermedades disminuyen con la investigación de tratamientos efectivos. Así que personas con padecimientos como el cáncer o sida salen airosos de su lucha. Sin embargo, los trastornos asociados con el cerebro no muestran los mismos resultados. Mil millones de personas en el mundo los sufren sin que se tenga el medicamento apropiado para cada sintomatología.

El impacto de estas patologías las sufre el afectado y sus familiares cercanos. Las personas pueden presentar problemas de comportamiento, dificultades para comunicarse, imposibilidad de realizar movimientos voluntarios, dificultad para recordar o resolver procesos sencillos. Estas alteraciones modifican su capacidad de realizar actividades básicas y la de las personas a su alrededor.

La falta de tratamiento de estas enfermedades puede crear trastornos depresivos, ansiedad, baja autoestima y adicción al alcohol y las drogas. Así que se ha convertido en un problema de salud pública por su incidencia en la economía y la atención en centros hospitalarios. Entre los principales trastornos neurálgicos se encuentran:

  • Alzheimer: es la pérdida progresiva de la memoria. Es común recordar detalles minuciosos de situaciones pasadas hace 20 años y olvidar actividades del día anterior. El tratamiento puede ayudar pero no tiene cura.
  • Parkinson: afecta el movimiento voluntario del organismo. Puede ocasionar temblores en las extremidades superiores e inferiores. También puede causar rigidez en algunas partes del cuerpo.
  • Esclerosis múltiple: se pierde la conexión entre el cerebro y el cuerpo. Ocasiona problemas con la coordinación, el pensamiento, el equilibrio, la memoria y la vista, entre otros.
  • Epilepsia: las neuronas envían señales erróneas al cuerpo, lo cual produce convulsiones, comportamientos extraños e incluso pérdida del conocimiento.

Dada esta realidad urge la investigación para prevenir y tratar las enfermedades. No solo como medida de cuidado para el afectado directamente sino para los miembros de su familia y su interacción con la sociedad.